Centurias

Artículos Destacados

Misceláneo

2012 LOS MEGAEVENTOS II PARTE

Fecha:
Tamaño del texto:
x1 x2 x3 x4

Curioso por no decir menos es el terremoto del 27 de Febrero del 2010 ya que Chile sufrió el mayor terremoto de la historia de la humanidad en 1960, pero luego vino el de 1985 y el del 2010. Lo curioso es el tiempo entre cada uno: 25 años. Una vez ocurrido llegó el sismo de Ecuador (no tan grave pero si muy fuerte) y luego el de México. Me di cuenta que estos terremotos estaban siguiendo un patrón inverso a las agujas de un reloj con respecto al cinturón de fuego.

Posteriormente, ocurrido ya el terremoto de México, en una conversación con algunos amigos del blog les comenté tales curiosidades e incluso les dije que los próximos serían en China, Japón, Nueva Zelanda o Islas de Oceanía. No precisamente en ese orden. Sólo fue una incipiente teoría sin base científica alguna. Y cuán fue la sorpresa de todos ellos que efectivamente ocurrieron esos desgraciados fenómenos, por todos ahora conocidos. En definitiva creo que el cinturón de fuego del Pacífico está despertando para reacomodarse. Pero tampoco olvidemos que es usual la actividad sísmica en los alrededores de ese cinturón y que son habituales los terremotos, sin embargo la poca distancia entre cada uno de esos eventos y su magnitud hace pensar que no se trata de un proceso muy habitual.

Al análisis de los eventos telúricos sumé la lectura, que por estos días me ocupa, del tema de los mayas y concluí que ellos no hablan de Apocalipsis o de fin de mundo. Lo que hablan ellos es simple. Hablan de un cambio del quinto sol al sexto básicamente y algunas profecías relacionadas. Sepamos que el calendario Maya es el más exacto que el hombre haya conocido pese a su falta de tecnología y que todavía a ciencia cierta no se determina cómo pudieron realizar dicho artilugio. Este cambio de Sol del 2012 yo lo relaciono con la entrada a la era de Acuario. Sin embargo, los astrólogos estiman que las fechas más probables para entrar en la era de Acuario podrían ser el año 2038 (Elsa M. Glover), 2658 (Max Heindel) o 2080 (Shepherd Simpson) aunque muchos piensan que el cambio de era tuvo lugar a mediados del siglo XX. Pero, algunas de estas fechas son relativamente cercanas entre sí, teniendo en cuenta que provienen de un cálculo sobre algo que, según la astrología, podría ocurrir dentro de poco y ese “dentro de poco” se acerca mucho a lo dicho por los mayas.

Ese sexto sol está enmarcado dentro de la cosmovisión astronómica y mitológica maya asociada a cambios solares, por consiguiente cualquier cambio solar siempre estará en directa relación con cambios o a eventos estructurales terrestres.

Este cambio de sol no llamo mi atención, pues pertenece como dije a la visión astronómica, cosmogónica y también mitológica maya. Lo que si me llamó a atención y en donde asocié ese cambio estructural derivado del sol, es que por primera vez han ocurrido terremotos que superan la barrera de 8 grados dentro de un corto período de tiempo y además que son casi seguidos. Y resulta que a lo menos dos de esos terremotos el de Chile y el Japón recientemente han cambiado el eje terrestre en mas de 25 cms. aproximadamente. Si continúan los terremotos que tengan escalas superiores a los 8 grados Richter. Estos centímetros aumentarán hasta llegar a metros. Y un poderoso y significativo cambio de eje de rotación precisamente provocaría un desorden climático de proporciones casi de ciencia ficción. Y Dichos cambios de eje podrían incluso cambiar la fecha de entrada de los equinoccios y los solsticios.

Por otra parte, los continuos cambios climáticos y ciertos fenómenos de la naturaleza que llegan a ser hasta impensados, están ocurriendo en diversas regiones del mundo y lo que es alarmante es que se están ya haciendo más habituales y que muchos lo dan como consecuencia de la contaminación y todos sus males asociados e incluso se habla de calentamiento global acusando recibo de la masiva destruicción de la capa de ozono. Pero la verdad es otra, pese a la contribución significativa que aportan a este proceso de cambios, estos males (contaminación - calentamiento global).

Ahora bien, los Mayas acostumbraban a regular buena parte de su vida a partir de su observación de las estrellas, particularmente el sol. Y sabemos que dicha actividad a veces peligrosa (tormentas solares, llamaradas, etc.) tienen una estrecha relación tanto a nivel de radiaciones a nuestro planeta como su actividad estructural (traslación y rotación y de eje precisamente). A Partir de eso el cambio de sol que anunciaron los Mayas potencialmente puede significar un cambio sustancial de eje.

Ahora esto no ocurre ni a partir del 2012 ni el 21 de diciembre del 2012 puntalmente. Esto está ocurriendo. Lo vemos a diario. Esto es un proceso de cambio que culminará el 2099 que es distinto. La mayoría de las personas cree que el 21 de Diciembre del 2012 ocurrirá un único evento devastador, pero la verdad ya está ocurriendo este proceso, que se inició entrado el año 2000,  y cada vez serán peores los cataclismos que sucedan. Nuevos tsunamis, nuevos terremotos de alarmantes grados en la escala richter, erupciones volcánicas inusuales, fenómenos climáticos sin precedentes (inviernos muy helados, veranos tremendamente peligrosos, migraciones de aves, extrañísimas, mortandad de peces, varamientos de cetáceos ya fuera de lo común, sequías prolongadas que provocaran crisis de alimentos. etc.). Veremos huracanes nunca vistos, tornados devastadores, monzones, lluvias sin precedentes, aludes, y todo fenómeno de la naturaleza. Pero sabemos que cada año ocurren estos fenómenos, no es nuevo, se dirán, para nosotros lo que ocurrirá, sin embargo, estos fenómenos tendrán algo en común. Serán casi únicos en su devastación y en su incurrencia histórica. Sólo observen alrededor y se darán cuenta.

Y tal como las variaciones lunares, siendo que es un satélite, influye en mareas y muchas veces hasta en las conductas de las personas, estos eventos influirán en las personas, haciéndolas más intolerantes, grandes rebeliones, hambrunas, guerras. Y como todo ahora está globalizado es indudable que a todos nos afectarán directa o indirectamente. No me referiré a los cambios espirituales, que vamos hacia una nueva era, llena de armonía y otras cosas por el estilo porque no son científicamente concluyentes y demostrables.

¿Hablamos entonces de la poco conocida ¿“Teoría del cambio de polos”? Pues en el fondo tiene algo de razón. Veamos:

El movimiento de precesión de los equinoccios, es debido al movimiento de precesión de la Tierra causado por el momento de fuerza ejercido por el sistema Tierra-Sol en función de la inclinación del eje de rotación terrestre con respecto al Sol (alrededor de 23.43°).

La inclinación del eje terrestre varía con una frecuencia incierta, ya que depende (entre otras causas) de los movimientos telúricos. En febrero del 2010, se registró una variación del eje terrestre de 8 – 10 centímetros aproximadamente, por causa del terremoto de 8.8° Richter que afectó a Chile. En tanto que el maremoto y consecuente tsunami que azotó al sudeste asiático en el año 2004, desplazó 17,8 centímetros al eje terrestre. Y qué decir del terremoto que afectó a Japón casi 25 cms. En estos tres eventos ya tenemos una variación del eje terrestre de 47 cms aproximados casi medio metro.

Debido a lo anterior, la duración de una vuelta completa de precisión nunca es exacta; no obstante, los científicos la han estimado en un rango aproximado de entre 25.700 y 25.900 años. A este ciclo se le denomina año platónico. Y los mayas algo también sabían al respecto pero enmarcado dentro de su cosmovisión.

Punto Aries - Punto Libra

En astronomía se denomina Punto Aries al punto diametralmente opuesto al Punto Libra. Los planos del ecuador celeste y la eclíptica (el plano formado por la órbita de la Tierra alrededor del sol o el movimiento aparente del sol a lo largo de un año) se cortan en una recta que señala la dirección del punto Aries o punto vernal.

Es el punto en el que el Sol pasa del hemisferio sur al norte, cosa que ocurre hacia el 21 de marzo (iniciándose la primavera en el hemisferio norte y el otoño en el hemisferio sur).

En astronomía se denomina Punto Libra al punto diametralmente opuesto al Punto Aries. Es el punto en el que el Sol pasa del Hemisferio Norte al Sur, cosa que ocurre hacia el 23 de septiembre (iniciándose el otoño en el Hemisferio Norte) o el 21 del mismo mes (iniciándose la primavera en el Hemisferio Sur).

Y ¿qué pasaría si hay un cambio sustantivo del eje terrestre? Pues entonces, las fechas de entrada de esos solsticios (de invierno y verano) en las regiones que antiguamente afectaban, ya no serían las mismas. Lo mismo pasaría con los equinoccios (otoño y primavera) y las regiones que afecta. Curiosamente el 21 de Diciembre de 2012 además de ser el cambio del quinto sol al sexto en el calendario maya es la fecha  aproximada en la que entra el Solsticio de verano en el hemisferio sur. Y Solsticio de Invierno en el hemisferio norte. No es raro a partir de esto, que muchos países experimenten veranos que se extiendan más allá de lo normal, haciendo desaparecer diferenciadamente el otoño e inviernos más largos, más intensos y crudos y que también harán técnicamente desaparecer diferenciadamente la primavera. es decir, un tiempo de dos estaciones muy predominantes y poderosas.

Europa, por ejemplo, experimentará inviernos casi de era glacial, terribles bajas temperaturas y sus veranos vendrán acompañados de olas de calor muy letales. Con ello se harán más violentas las sequías. Lo mismo para el hemisferio sur.

En conclusión, hablar de fenómenos del sol – cambio climático – movimiento tectónico planetario – cambio de eje de rotación – cataclismos – calendario maya, es casi hablar de lo mismo. (Sigue leyendo la III parte de "2012 LOS MEGAEVENTOS")