Centurias

Artículos Destacados

Misceláneo

2012 LOS MEGAEVENTOS III PARTE

Fecha:
Tamaño del texto:
x1 x2 x3 x4

Muchas veces me he preguntado qué hay detrás de todo lo que se vaticina en torno al año 2012. Lo primero que debemos saber es que no es el único año en que se ha profetizado un evento de extinción o apocalíptico. De hecho el año 999 y el año 1999 también tuvieron su momento de gloria. Y simplemente no ocurrió lo que los más oscurantistas soñaban.

Pero el año 2012 es distinto. Viene acompañado de una cosmovisión muy ancestral: Las de los mayas. Pero más allá de esa cosmovisión, subyace la interpretación intencionada de que el 2012 es la fecha final de un ciclo de 5.125 años de duración en el calendario maya de la cuenta larga. Y como tal vendrá acompañada de eventos catastróficos y de aniquilación.

Pero sepamos que, más allá de lo que plantearon o no plantearon los mayas, nuestro planeta está experimentando profundos cambios que potencialmente pueden conllevar eventos de magnitud extintiva. No es mi intención causar alarma innecesaria, pero los hechos son demasiado evidentes. Y tales eventos no están asociados a un año en particular como el año 2012, que muchos creen, sino se refieren a un siglo. Me refiero al siglo XXI. Y que dicho siglo XXI es el primer siglo del 7º milenio para Nostradamus y en donde acabarían las centurias, curiosamente hablando.

Curioso además que el calendario maya cuenta larga nos hable de 5.125 años y curioso que la mayoría de las culturas antiguas a través de sus singulares anales mitológicos hablen de un cambio geofísico global de proporciones inimaginables: mayas, indios hopi, etc. Y curioso que aproximadamente se tienen indicios muy asertivos de cambios climáticos o geofísicos precisos alrededor del año 5.200 a.c. En pocas palabras cada 7.000 años. Además la Atlántida supuestamente desaparecida hacia el 13.000 - 13.100 a.c. coincide con esos 7.000 años aprox. Concidiendo con el término aproximado del período gracial. Es decir, otro cambio climático global.

Pero seamos científicos, lo anterior es materia de otro tema. Lo concreto es lo que a continuación les mostraré y que quiero compartir con ustedes. Para comenzar les mostraré un cuadro con los 25 mayores terremotos que la humanidad haya tenido registro fidedigno:

PAÍS LUGAR FECHA INTENSIDAD
Chile Sur de Chile (Valdivia) 22-05-1960 9,5
Estados Unidos Alaska 28-03-1964 9,2
Indonesia Norte de Sumatra 26-12-2004 9,1
Japón Costa de Honshu 11-03-2011 9,0
Unión Soviética Península de Kamchatka 04-11-1952 9,0
Chile Arica, ex ciudad del Perú 13-08-1868 9,0
Indonesia Al sur de Sumatra 25-11-1833 8,9
Chile Región del Maule 27-02-2010 8,8
Chile Región de Coquimbo 15-08-1880 8,8
Ecuador y Colombia Costas de Esmeraldas 31-01-1906 8,8
Canadá y Estados Unidos Región de Cascadia 26-01-1700 8,7
Estados Unidos Islas Rata (Alaska) 04-02-1965 8,7
Portugal Lisboa 01-11-1755 8,7
Chile Valparaíso y Coquimbo 08-07-1730 8,7
Indonesia Norte de Sumatra 28-03-2005 8,6
Estados Unidos Islas Andreanof (Alaska) 09-03-1957 8,6
India y Tibet Assam 15-08-1950 8,6
Chile Sur de Chile (Valdivia) 16-12-1575 8,5
Perú Lima y Callao 20-10-1687 8,5
Chile Concepción (Sur de Chile) 25-05-1751 8,5
Chile Vallenar (Norte de Chile) 10-11-1922 8,5
Unión Soviética Península de Kamchatka 03-02-1923 8,5
Indonesia Indias Orientales 01-02-1938 8,5
Unión Soviética Islas Kuriles 13-10-1963 8,5
Indonesia Sumatra 12-09-2007 8,5

Algunas deducciones:

MEGAEVENTOS SIGLO XX
DÉCADA
1900 – 1909 1
1910 – 1919 0
1920 – 1929 2
1930 – 1939 1
1940 – 1949 0
1950 – 1959 3
1960 – 1969 4
1970 – 1979 0
1980 – 1989 0
1990 – 1999 0
Total: 11 megaeventos
MEGAEVENTOS SIGLO XXI
DÉCADA
2000 – 2009 3
2010 – 2011 2
Total: 5 megaeventos

1) En pocas palabras entre 1900 y 1999, es decir en 100 años, han ocurrido 11 megaeventos entre los 8,5 y los 9,5 grados Richter. Y entre 2000 y el 2011, es decir en tan sólo 11 años, han ocurrido 5 eventos. Si proyectáramos a 100 años, esto nos daría potencialmente 45,4 megaeventos entre 8,5 y 9,5 o más grados Richter para el siglo XXI y si lo comparamos con los 11 eventos del siglo anterior, resulta más que evidente que algo está ocurriendo en nuestro planeta. Un cambio geofísico global, sin duda alguna.

2) De esos 25 megaeventos históricos, 8 han ocurrido en Chile, 5 en Indonesia, 4 en Estados Unidos, 3 en Unión Soviética.

3) Ahora bien, Chile, dentro de los 11 megaeventos ocurridos en el siglo XX registra 2. Esto significa que le correspondió un 18,18% de esos megaeventos. Proyectados los próximos 100 años, Chile sufrirá a lo menos 8,25 de esos 45,4 megaeventos durante el siglo XXI o 0,825 megaeventos cada 10 años. Casi un megaevento por década. Y curioso que ya ocurrió el primero de ellos el 27/02/2010. Entre el 2011 y el 2020 ocurrirá otro.

Pero el caso más terrible es el de Indonesia. Convendría aclarar que cuando me refiero a Indonesia incluyo potencialmente a todo el cinturón de fuego del Asia - Pacífico y Oceanía (Australia, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea, Japón, Filipinas, China, Rusia, islas, archipiélagos, etc.). Y cuando me refiero a Chile, incluyo potencialmente a Perú - Ecuador y Colombia por el lado sudamericano.

A modo de ejemplo, comparemos Indonesia con Chile, ya que corresponde al lado opuesto de Indonesia en el cinturón de fuego:

SIGLO XIX SIGLO XXI DEL 2000 AL 2011
CHILE 2 2 1
INDONESIA 1 1 3(4)

Observaciones:

A simple vista observamos que el cinturón de fuego por el lado de la fosa Perú - Chile fue la que experimentó en los dos últimos siglos una mayor actividad. Y en el caso de la zona de Indonesia ésta experimentó un movimiento de reciprocidad o de ajuste tectónico. Lo cual hacía deducir que la energía liberada no fue lo suficiente en el sector Asía - Pacífico.

Pero esto, ha empezado a cambiar, el lado Indonesio del Cinturón de fuego está excediendo al lado americano del cinturón de fuego. En los primeros 11 años del siglo XXI de 5 megaeventos (entre el año 2000 y el 2011) Indonesia ha originado 3 megaeventos. Y si consideramos geográficamente a Japón como parte del mismo lado del cinturón de fuego del Pacífico, sumarían 4 eventos de 5. Y si proyectamos dichos megaeventos dentro del siglo XXI, estimativamente el 80% de esos 45,4 megaeventos ocurrirán en esa zona del cinturón de fuego. En pocas palabras, la tierra está cambiando desde el lado Asia – Oceanía del cinturón de fuego. Es allí donde se están generando los megacambios que afectarán a todo el orbe.

Además la razón 1:2 dada en los siglos anteriores entre el área Asia - Pacífico y la zona Perú - Chile hace pensar que tendría que ocurrir otro megaevento entre Chile - Perú (Razón 2:4 siglo XXI).

En pocas palabras, el cinturón de fuego está experimentando cambios profundos lo cual llevará a nuevos megaeventos y muy cercanos unos de otros. Y mayoritariamente en la zona Asia - Pacifico.

Ahora bien, estos megaeventos están desplazando poco a poco el eje terrestre. Observen que sucedió con los 5 megaeventos del siglo XXI:

PAÍS LUGAR FECHA INTENS. DESPLAZ. EJE (cm)
Indonesia Norte de Sumatra 26-12-2004 9,1 11-12
Indonesia Norte de Sumatra 28-03-2005 8,6 6-7
Indonesia Sumatra 12-09-2007 8,5 5-6
Chile Región del Maule 27-02-2010 8,8 8
Japón Costa de Honshu 11-03-2011 9 10

En lo que va el siglo XXI el eje terrestre se ha desplazado entre 43 y 40 cms. En promedio 8,5 cms. (máx.) y 8,0 cms (mín.) por megaevento. Una estimación razonable nos daría en 45,4 megaeventos proyectados para el siglo XXI un cambio de 385,9 cms o 3,86 metros (máx.) y de 363,2 cms. o 3,63 metros (min.) del eje terrestre. ¿Suficiente para cambiar todo el sistema climatológico global o faltan metros?

Ahora bien, el terremoto de Japón movió la isla en 2,3 metros de su ubicación actual y generó un cambio del eje terrestre en 10 cms. Si todos los megaeventos proyectados para el siglo XXI, sumando el desplazamiento del eje terrestre, esto es, entre 385,9 (máx.) y 363,2 (mín.), provocarían que Japón se moviera 88,75 mts. (máx.) o 83,54 mts. (mín.) de su posición actual. Y esto, si que es alarmante.

Ni siquiera considero los megaeventos volcánicos, que sin duda alguna, no dejarán su papel protagónico de liberación de energía, como el de Krakatoa en 1883. El cinturón de fuego necesita liberar más energía de la que está acumulando y con ello los sectores volcánicos empezarán a tener una actividad megaextraordinaria. Actividad que se verá plasmada en erupciones, submarinas y terrestres, más frecuentes y poco normales. Señalo erupciones extraordinarias, porque dichos eventos tanto en duración e intensidad en muchos casos serán sorprendentes. Mucha atención con los súper volcanes como Yellowstone. Los países volcanicos, islas, archipielagos, penínsulas de origen volcanicos verán acentuada dicha actividad, tanto que muchas veces verán hasta dos o más volcanes simultáneos en erupción o en proceso de liberación de energia.

Del mismo modo, todos estos cambios geofísicos están provocando ya cambios profundos en el clima. Inundaciones, monzones, ciclones, tormentas, granizos de extraordinaria fuerza, inviernos y veranos extremos. Es cosa que examinen estos fenómenos con mucha atención y se darán cuenta por sí solos. Hasta el reino animal intuye esto y sabrán de extrañas emigraciones de aves, mortandad de peces y varamiento de cetáceos demasiado extrañas, entre otros fenómenos de la naturaleza, porque dichos cambios geofísicos de alguna manera alteran el geomagnetismo terrestre. Ya no serán fenómenos normales o situaciones normales como inundaciones, incendios, aludes, monzones, ciclones, tornados, etc. Serán megaeventos.

Durante los últimos cinco millones de años se han efectuado más de veinte inversiones, la más reciente hace 700.000 años. Otras inversiones ocurrieron hace 870.000 y 950.000 años.

No se puede predecir cuándo ocurrirá la siguiente inversión porque la secuencia no es regular. Ciertas mediciones recientes muestran una reducción del 5% en la intensidad del campo magnético en los últimos 100 años, hecho que ha estimado que el campo magnético terrestre prácticamente desaparecerá dentro de unos 1500 años aproximadamente. En la Anomalía del Atlántico Sur, la fuerza del campo magnético está disminuyendo diez veces más rápido que en otros lugares.

Otras deducciones:

De los 45,4 megaeventos que ocurrirán potencialmente durante los próximos 100 años, esto nos arroja 4,54 por cada 10 años. Si observan bien, ocurrieron 4 megaeventos en la primera década. Lo que permite señalar que en los próximos 10 años, esto es, desde el 2011 al 2020 ocurrirán 3,54 megaeventos más, considerando que ya ocurrió 1, en marzo del 2011, en Japón (1 + 3,54 = 4,54). Esto sin considerar a todos los otros terremotos menores de 8,5 grados Richter que alivian considerablemente la carga energética acumulada en el cinturón o anillo de fuego y que no por ello serán menos destructivos y que se darán con mucha más frecuencia alrededor del anillo o cinturón de fuego del Pacífico sobre todo en el lado asiático: Rusia, Alaska, China, Japón, Sumatra, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, islas polinésicas.

Y no nos olvidemos que el anillo de fuego también circunda la costa oeste norteamericana, México, y centroamérica, caribe incluido. No por algo los Mayas huyeron misteriosamente, abandonando sus ciudades y dejando un velo de misterio en la historia y que todavía mantiene de cabeza a los historiadores. Y que según creo, fue debido a que anticipaban un megasuceso en esos territorios. Que curiosamente, circundan lo que en hipótesis de muchos, la mítica Atlántida hundida bajo el atlántico caribeño y antillano.

El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas, las cuales están en permanente fricción y por ende, acumulan tensión. Cuando esa tensión se libera, origina terremotos en los países del cinturón. Además, la zona concentra actividad volcánica constante. En esta zona las placas de la corteza terrestre se hunden a gran velocidad (varios centímetros por año) y a la vez acumulan enormes tensiones que deben liberarse en forma de seismos. Y esos seísmos se acompañarán muchas veces de tsunamis. Los cambios potenciales de estructura geofísica de nuestro planeta están dándose con una fuerza jamás vista en siglos pasados y hasta milenios.

Esto está ocurriendo y va a seguir ocurriendo. Y ese es el verdadero 2012 al que debemos temer. No como año excepcional, exacto y de fecha exacta (21 de diciembre) sino un año que se inserta como los otros, me refiero a los años 2004-2005-2007-2010-2011. Años que provocaron pérdidas humanas irreparables y valiosas y una destrucción casi bíblica. Años que pertenecen a este nuevo siglo XXI. Porque este siglo, sera el verdadero 2012, y al que llamo el "siglo de los megaeventos". (Sigue leyendo la IV parte de "2012 LOS MEGAEVENTOS")