Centurias

Artículos Destacados

Misceláneo

Introducción

Fecha:
Tamaño del texto:
x1 x2 x3 x4
Estos escritos son el resultado de años de labor ininterrumpida y que por vez primera ven la luz por medio de Internet. Una mejor manera de que todos lean estos apuntes y anotaciones. Aquí no hay especulaciones sin fundamente y todo lo que hallarán está debidamente respaldado por infinidad de documentos historiográficos, antecedentes u otras informaciones de carácter verídico. No encontrarán extensas especulaciones gratuitas sin sentido, ni tampoco hallarán conjeturas muy propias de la ciencia ficción o de las ciencias ocultas.

Aquí hallarán aspectos nunca antes vistos. Aquí encontrarán las verdaderas Interpretaciones de las Centurias de Nostradamus. Es un viaje único.

Hay muchas cuartetas a lo largo de este viaje, al cual los invito desde ya, que no se ajustarán a lo que muchos quisieran o a lo que muchos han querido interpretar.

Para el ejercicio de analizar el contexto histórico deberemos manejar muy prolijamente la historia. Así que aquí aprenderemos a despojar a la historia de sus tesoros más ocultos ya que casi la mayoría de los exegetas del maestro no han siquiera revisado. Porque de esta manera podremos separar lo que se ha cumplido de lo que vendrá. Y quien no haga este ejercicio estará condenado a repetir las mismas interpretaciones “aparentemente descubiertas” dejando la gran mayoría de las cuartetas con un velo de oscuridad y de aparentes futuros apocalípticos, propios de la ciencia ficción. Toda la literatura que ha existido hasta este momento está diseñada de esa manera. E incluso canales de televisión pagan onerosos documentales sobre el tema sin saber siquiera que adolecen de lo más elemental de todos los ejercicios: Saber qué es lo que nos dice Nostradamus. Todo esto hace que sea la causa principal del por qué la obra del maestro ha permanecido entre los más grandes misterios de la humanidad.

Empero, hablar del concepto “interpretaciones” es limitante de cualquier punto de vista, dado que se podría tener un inacabado número de ellas en torno a una misma cuarteta por ejemplo. Ya Nostradamus se refiere a este problema en su carta a Enrique II.

Por ello, este trabajo en tal sentido no son interpretaciones y quien quiera verlo así y, aunque esté en su derecho de no opinar lo mismo, debería a lo menos construir su propia y respaldada visión de cada cuarteta y cotejarlas de manera constructiva conmigo. Cada cuarteta será sometida a un riguroso análisis estructural. Nos daremos cuenta entre otras cosas de cómo se ha mentido de manera intencional o quizás por ignorancia. Nos daremos cuenta que no existen los anagramas entre otras cosas. Veremos de que cuando habla de planetas o Dioses en la mayoría de los casos se refiere a regencias zodiacales más que a eventos estelares. Veremos que cuando refiere ciudades se refiere a regiones donde otras ciudades se insertan. No necesariamente alude a hechos propios de esas ciudades. Refiere en gran medida a lugares de nacimiento de personajes históricos. En fin, encontraremos un sinnúmero de situaciones que iré explicando conforme vayamos adentrándonos en la obra de Nostradamus.

Este trabajo tampoco pretende ser una vista de sensacionalismos, ni predicciones escalofriantes. Tampoco haré mucho aspaviento de lo que potencialmente se pueda descubrir. O si algunos de los vaticinios que asomen se vean cumplidos. Eso se lo dejo a ustedes. Lo que aquí haremos, en definitiva es emprender el viaje más asombroso que la humanidad haya conocido. Un viaje a la mente de un iluminado. Así que desde este momento los llamaré Nostranautas. Viajeros inteligentes y perspicaces de las Centurias. No simples e ignorantes lectores que absorben cualquier estupidez que se les señale.

Finalmente quisiera agradecer de antemano a las innumerables publicaciones, estudios científicos del tema, sitios de etimología recurrente y artículos referentes al profeta y por sobre todo, a la enciclopedia Wikipedia, de cuyas páginas en muchos casos he extraído de manera literal algunos párrafos a fin de dar mayores luces a mi trabajo investigativo a lo largo de todos estos años. Obviamente sometiendo dichos artículos también a una minuciosa revisión tanto histórica como bibliográfica.

He creído también conveniente ir desarrollando, en artículos bien definidos a los que he denominado “Las crónicas del viajero”, muchos temas que subyacen dentro de la obra de Nostradamus. Estos artículos se basan en mis aprehensiones, muy personales por lo demás, en la que se fundamenta todo el ejercicio de esclarecer la obra del maestro.

Estos artículos develan de manera satisfactoria y contundente un sinnúmero de misterios que deambulan alrededor de la obra de Nostradamus, por ejemplo, el misterio del por qué su obra la escribió en un ambiente lírico (Cuarteta – Octosílabo) más allá de esconderla frente a los inquisidores. El misterio del por qué escribe tan extraño o al menos su versos no son muy entendibles a simple vista. El misterio del por qué siempre se le ha interpretado mal. El misterio del porqué no utiliza anagramas y otros recursos que casi la mayoría de los exegetas de su obra a lo largo del más de 400 años, equivocadamente le han asignado. El misterio de si fue o no ayudado en la aventura de adentrarse en el tiempo futuro. Y tantos otros misterios que han privado a generaciones enteras de la belleza de sus visiones. Pero, todos esos misterios los iremos analizando y dilucidando. De manera juiciosa, y precisa.

Para terminar insistiré en que no hay más misterio que el que acabo de señalar. No hay números ocultos, códigos secretos, combinaciones de cuartetas o una distribución de tipo astrológico detrás. Y para demostrarlo, haré lo que nadie jamás ha hecho de manera abierta: Una a una las cuartetas las iré resolviendo. Algunos le llamaran “otras interpretaciones más” y frente a eso no podría hacer nada. Lo único cierto es que ustedes mismos deberán leer, investigar, debatir, someter a su mente, para finalmente, juzgar. Yo esperaré paciente junto a Nostradamus. Ya es tiempo... ¡¡Bienvenidos, Nostranautas!!...el viaje ha comenzado.